Vida más allá de esta urbanización…

Haciendo un balance de lo que significa haber pasado buena parte de mi vida viviendo en esta urbanización, tengo que reconocer que han sido más ventajas que inconvenientes, aunque yo mismo haya pasado por épocas en las que no pensaba así; pero me consuela que estaba en plena adolescencia,una etapa conflictiva de por sí, donde uno nunca está contento con lo que tiene, aunque sea lo más maravilloso del mundo, y protesta puramente por vicio, como se suele decir.

Mirando todo este tiempo en global, la verdad es que aparte de la reclusión casi forzosa a la que a veces me sometían mis padres, no lo pasaba tan mal, aunque tenía un problema que, en aquellos días, para mí era poco menos que una tragedia: y era que siempre era el último en enterarme de las novedades. Eso, para una persona curiosa como yo, que no se conformaba con conocer sólo las últimas noticias de lo que pasaba a mi alrededor, sino que además quería estar enterado de todo lo que pasaba en el mundo mundial, ya fuera a mis amigos, a mi ciudad, a mi provincia o a mi país, me ponía bastante de los nervios. Claro, lo que me preocupaba mayormente en aquellos años era todo lo que rodeaba a mi entorno más cercano, como mis colegas y conocidos, porque ellos iban y venían con más libertad y estaban abiertos, si no a más experiencias, sí a las de otra cosa, y eso me traía por la calle de la amargura.

Fue por aquellos años, cuando empezó a comecializarse internet a nivel de usuario, cuando tuve que ser ingenioso y crear casi una red de espía para que me mantuvieran al tanto de todo; todo empezó con los móviles, tecnología puntera que casualmente también llegó por aquel tiempo, pero después me convertí en todo un experto en coleccionar toda clase de noticias, de cualquier momento y lugar. De hecho, empecé a cobrar cierta mala fama, porque a veces parecía conocer los acontecimientos futuro antes de que sucedieran; pero los que me criticaban no sabían que no era cosa de magia, sino de manejar bien la información: si estás bien informado, puedes incluso adivinar el futuro, teniendo en cuenta varias variables que a mí se sobraban, como la de buen observador.

De aquellos años conservo la costumbre de estar siempre bien informado, aunque la vena cotilla parece haber desaparecido un poco, jeje. De cualquier forma, me gusta seguir estando, como dicen, en la cresta de la ola de todas las novedades, y es por eso que a veces descubro cosas curiosas e interesantes que a otros pasan desapercibidas, ¿quieres conocer algunas?

Para los que veraneamos en casa…

Siempre me he sentido un poco discriminado cuando han llegado las épocas de vacaciones, y eso que durante muchos años he sido la envidia de mis colegas. ¿Y por qué?, te preguntarás, y yo te lo voy a decir muy fácilmente: y es que tengo la suerte de vivir todo el año en una urbanización “de lujo”. ¿Cómo es eso? Bueno, hace muchos años que mis padres consiguieron el trabajo de mantenimiento en este lugar, y fue así como además se hicieron con uno de los adosados que venían con ellos. Nuestra casa no es ni mucho menos ni la más grande ni la más  lujosa, y por supuesto no dispone de los cuidados y detalles que tienen las demás. Pero que vivíamos en esta exclusiva zona, eso no hay quién lo dude.

A mí, la verdad, es que pasados unos años me hubiera gustado irme de veraneo a algún otro lugar. Ya se sabe que uno siempre quiere lo que no puede tener, y debe ser por eso que yo siento una irrefrenable atracción por la costa; ahora me permito el lujo de pegarme unos días en remojo en cualquier playa que se me antoje, pero claro, en mis años de juventud no era lo mismo. Mis padres pensaban que era una tontería ir a buscar entretenimientos veraniegos en cualquier otro sitio, cuando estábamos rodeados de un montón de objetos de ocio pensados precisamente para eso; así que de salir de la urbanización, nada de nada. Así, lo único que me quedaba en verano era quedarme en la piscina de casa, donde al menos se me permitía llamar a mis amigos que, como ya he dicho, pensaban que vivía poco menos que en el paraíso.

En realidad, si ahora miro para atrás, puede que tuvieran alguna razón. Si no hubiera tenido que pasar todos los días del año en aquel lugar, hubiera reconocido que en llegando la época estival aquello se convertía en un despiporre, lleno de visitantes, turistas, gente de vacaciones y, lo más importante, un buen número de chicas bastante potentes, que llegaban también atraídas por el ambiente y por todas las posibilidades de diversión que se les abría ante sus pies. Las casas de esta urbanización tienen miles de historias que contar, es una pena que las paredes no hablen; pero por suerte, aquí estoy yo, al que no puede callar nadie, y que precisamente por mi naturaleza curiosa, no se le escapaba ni un detalle de todo lo que ocurría.

Estas son las historias que muchas noches de verano entretuvieron a mi grupo de colegas bajo las estrellas, junto a la piscina con una buena bebida refrescante. Y ahora, tú también podrás disfrutarlas, si es que siguen leyendo este blog.